fbpx

Existen miles de falsas creencias que impiden disminuir tu porcentaje de grasa. Te presentamos 5 mitos que pueden estar afectando tu meta de reducción de grasa corporal.

Mito 1. Los carbohidratos ‘engordan’

Para mantener un adecuado estado de salud es indispensable incluir en tu alimentación proteínas, grasas y carbohidratos. Los carbohidratos son los encargados de dar energía de forma rápida a tu cuerpo haciendo que la energía que requieres para tus actividades diarias provenga de las reservas energéticas y no de tu masa muscular. Además la mayoría de las fuentes de carbohidratos se encuentran en las frutas y cereales como arroz, trigo, maíz, avena, amaranto y sus derivados; siendo estos una fuente muy importante de fibra.

Mito 2. Para bajar grasa, no hay que comer grasa

Las grasas que se consumen no van directamente al tejido graso, lo que forma el tejido graso, es el resultado de un consumo excesivo de alimentos y un bajo gasto energético. Lo ideal, es consumir grasas poliinsaturadas (buenas) que se obtienen de alimentos como aguacate, aceite de oliva y semillas.

Mito 3. En las ‘dietas restrictivas’ están prohibidas las frutas como plátano, mango y mamey

Estas tres frutas son más altas en azúcar en comparación a una manzana o naranja, sin embargo, incluir estas frutas en planes de alimentación para bajar porcentaje de grasa tiene grandes beneficios por su contenido de fibra, vitaminas y minerales. Recuerda que la clave está en el tamaño de porciones que se consumen.

Mito 4. Entre más agua se beba, más rápido se baja el porcentaje de grasa

Beber agua es de suma importancia para llevar a cabo cualquier reacción en el organismo y sin duda ejerce un gran efecto al mejorar tu digestión. Pero beber agua en exceso puede ocasionar la perdida de electrolitos y alterar las funciones del corazón. Para conocer tu requerimiento de agua, divide tu peso entre 7 y el resultado será el número de vasos con agua que debes beber al día en condiciones sin ejercicio intenso o zonas de extremo calor.

Mito 5. No cenar para bajar grasa

Distribuir los alimentos en diferentes tiempos de comida, es una estrategia para perder grasa y a la vez mantener una energía constante durante el día. Pero eliminar la cena para reducir la ingesta de alimentos puede tener un efecto negativo en la saciedad y aumentar la cantidad de alimento en el resto de las comidas de forma inconsciente.

Recuerda que el nutriólogo es el único profesional de la salud capacitado para brindar un tratamiento dietético en tu proceso de pérdida de masa grasa.